Míster Universo

Mister Universo, Italia-Austria, 2016, 90 min.

Dirección: Tizza Covi y Rainer Frimmel. Guión y edición: Tizza Covi. Fotografía en color y Prod: Rainer Frimmel. Con: Tairo Caroli, Wendy Weber, Arthur Robin, Lilly Robin. CP: Vento Film. Dist: Brava Cinema

El nuevo trabajo de Tizza Covi y Rainer Frimmel sigue la línea de sus películas anteriores, las cuales mezclaban un enfoque documental con toques de ficción. En esta ocasión, siguen los pasos de Tairo, un domador de leones que pierde su amuleto de la suerte y emprende un viaje por Italia para encontrar al hombre que se lo regaló, un fisicoculturista conocido como Míster Universo. Se trata de una incursión más de los realizadores en el mundo del circo, donde reaparecen algunos de los personajes de sus anteriores películas. Míster Universo es un retrato íntimo de esas personas, su cotidianidad y convivencia, reflejando así las condiciones trashumantes de una actividad en peligro de extinción.

Premios y festivales

2017 Sección Voices: IFFR Live. Festival Internacional de Cine de Róterdam. Países Bajos.

2016 Mención especial del Premio del Jurado Ecuménico, Premio FIPRESCI, Premio Europa Cinemas Label, Segundo Premio del Jurado Joven. Festival Internacional de Cine de Locarno. Suiza | Premio ExtraValue. Festival Internacional de Cine de Viena [Viennale]. Austria | Premio del Jurado. Festival Internacional de Cine de Marrakech. Marruecos | Sección Cine Contemporáneo Mundial. Festival Internacional de Cine de Toronto. Canadá | Sección Panorama. Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. Argentina | Sección Open Seas. Festival Internacional de Cine de Reikiavik. Islandia

Tizza Covi

Bolzano, Italia, 1971

Rainer Frimmel

Viena, Austria, 1971

Ambos estudiaron Fotografía en el Vienna Higher College for Graphic Art. Desde 1996 han trabajado juntos en películas, teatro y fotografía. En 2002 fundaron su compañía productora, Vento Film. Su primer largometraje de ficción, La pivellina, se estrenó en la Quincena de Realizadores del Festival de Cannes. Crítica Esta película viene de lejos: es el resultado de 18 años inmersos en el mundo del circo, 18 años en los que [los directores Tizza Covi y Rainer Frimmel] compartieron el día a día de los espectáculos, las casas móviles, los animales, los campamentos enfangados y las gradas vacías de un mundo marginal que corre peligro de extinción. Como en sus anteriores trabajos dedicados al circo, Das ist alles (2001), Babooska (2005) y La pivellina (2009), también Mister Universo representa un logradísimo ejemplo de contaminación entre ficción y documental. Recalcando la tradición del neorrealismo italiano, Tizza y Rainer parten de personajes reales para echarles encima una historia en la que su espontaneidad dé cuerpo y sustancia a la narración. Tairo, el protagonista del filme, es un domador de animales feroces que ha perdido su talismán de fortuna, un hierro doblado por Arthur Robin (Míster Universo, el hombre más fuerte del mundo), que lleva consigo desde que era niño. Empieza así un viaje por la Italia de los circos provinciales en busca de Míster Universo y de su “fuerza”. Un viaje pautado por los encuentros con los miembros de su familia, a través de los cuales recorre su propia vida y celebra su pertenencia a un mundo marginal, extraño e invisible en grado sumo, regulado por una humanidad genuina y orgullosa. Lo que en un principio podría parecer un vínculo fetichista y supersticioso con un objeto se transforma, a medida que avanza la historia, en un agarre a la memoria que los objetos llevan consigo. Tairo y su amiga Wendy emprenden dos viajes paralelos que los acercarán y que desvelarán su recíproco afecto tanto en la búsqueda de la “fuerza” tan especial que ofrece un mero pedazo de hierro como en las vidas de quienes, con esa “fuerza”, han contribuido a plasmar la magia del universo circense. Míster Universo es un tributo a un mundo que lucha por la supervivencia, enfrentado día tras día a una realidad en la que el hombre más fuerte del mundo sirve para poco más que para vender más meriendas. Fragmentos de un texto de Giovanni Melogli Cineuropa Bruselas, 09 de agosto de 2016