Hogar

Home, Bélgica, 2016, 103 min.

Dirección: Fien Troch. Guión: Fien Troch y Nico Leunen. Fotografía en color: Frank van den Eeden. Música: Johnny Jewel. Edición: Nico Leunen. Con: Sebastian Van Dun (Kevin), Mistral Guidotti (John), Loïc Batog (Sammy), Lena Siujkerbuijk (Lina), Robbie Cleiren (Willem), Karlijn Sileghem (Sonja). CP: Prime Time, Versus Production, Centre du Cinéma et de l’Audiovisuel de la Fédération Wallonie-Bruxelles. Prod: Antonino Lombardo, Jacques-Henri Bronckart y Olivier Bronckart. Dist: Alfhaville Cinema.

Kevin, un chico que acaba de salir de un centro de detención, se instala en la casa de sus tíos, los padres de Sammy, quien fuma en la cocina de su casa. Por otra parte, Lina lidia con las recriminaciones del director de su colegio, mientras John ignora las amonestaciones del vigilante del instituto. La madurez y el halo delincuente de Kevin impresiona a esta pequeña pandilla, cuya amistad crece y se conduce, inevitablemente, a un destino trágico. En Hogar, la directora Fien Troch plasma la realidad cotidiana de la juventud actual, a partir de una arriesgada trama que pone en escena los impulsos narcisistas e hipersexualizados de unos adolescentes influidos por las drogas y la tecnología.

Premios y Festivales:

2016 Premio Horizontes al Mejor Director. Muestra de Arte Cinematográfico de Venecia. Italia. | Premio de la Audiencia, Premio CANVAS de la Audiencia, Premio Georges Delerue a la Mejor Música y Mención Especial del Premio del Jurado Joven. Festival Internacional de Cine de Ghent. Bélgica. | Selección Oficial de la sección Platform. Festival Internacional de Cine de Toronto. Canadá.

Fien Troch

Londerzeel, Bélgica, 1978

Antes de graduarse de la Escuela de Artes LUCA de Bruselas en 2000, empezó a escribir Someone Else’s Happiness (Een ander zijn geluk), su primer largometraje que después fue proyectado en festivales como San Sebastián. En 2011 filmó Kid, cinta que la consolidó como una directora promesa de su país.

Crítica:

Hoy en día, algunos realizadores emplean el formato cuadrado de fotografía (1.33:1) para replicar los cánones del cine clásico de la época de oro hollywoodense. Otros tantos miran al presente, y afeitan los marcos para reflejar el encuadre favorito de la generación Instagram. Hogar, de la directora belga Fien Troch, se orienta en la segunda vertiente. Ajustando su imagen a la medida del video de iPhone, este drama políticamente incorrecto se fija en la tecnología como una de las muchas barreras de comunicación entre los adolescentes contemporáneos y sus padres, bajo una irónica mirada que devela los temores personales y las frustraciones de la juventud actual.

El guión de Troch, coescrito con su editor y esposo Nico Leunen, toma su tiempo en elegir una hebra dominante para el relato, inmerso en un torbellino de confrontaciones entre jóvenes interconectados y figuras de autoridad exasperadas. La directora identifica la delgada línea entre la bienintencionada unidad de sus protagonistas y la involuntaria mala influencia de las redes sociales que los empuja a las aguas del riesgo y las malas acciones. El desarrollo de la historia representa una colaboración irresponsable entre padres e hijos que no saben interactuar. Troch adopta una placentera postura amoral en torno a la posesión de drogas y las expresiones sexuales (casuales y explícitas) de sus jóvenes al filmar su comportamiento con franqueza y sin ninguna implicación por parte de la cámara, la cual funciona como el registro de algún smartphone o un video de YouTube sujeto a preservar la vida cotidiana de los personajes. La juventud es vista sin ninguna interferencia editorial y, de hecho, la estremecedora fotografía a cargo de [Frank] van den Eeden casi se alinea con la imagen vertical ocasionalmente disparada en la puesta en escena, que junto al encuadre 1.33:1 y el formato de iPhone, contribuye a crear una sensación de claustrofobia en esta impresionante colección de cuerpos jóvenes inconclusos.

Fragmentos de un texto de Guy Lodge

ariety (variety.com)

Venecia, 10 de septiembre de 2016

Traducción: Edgar Aldape Morales