3 Mujeres o Despertando de mi sueño bosnio

3 žene or (Waking Up from My Bosnian Dream), Bosnia y Herzegovina-México, 2016, 121 min.

Dirección, guión, fotografía en color y edición: Sergio Flores Thorija. Con: Clara Casagrande, Marina Komšić, Ivana Vojnović. CP: Film Factory, Lucía Films, Mexican Koi, Bighouse Cinema. Prod: Michel Franco, Béla Tarr, Moisés Zonana.

Ivana, Clara y Marina son tres jóvenes que viven al mismo tiempo en Sarajevo bajo circunstancias muy diferentes. Ivana sueña con mudarse a Estados Unidos, Clara trabaja en las noches para pagar sus estudios y Marina está enamorada de su mejor amiga, a punto de mudarse. Cada una batalla para conseguir sus objetivos frente a las dificultades de un sistema social conservador que considera a las diferencias como peligros. Filmada en su totalidad en Bosnia y Herzogovina, con actrices no profesionales y bajo la producción del influyente director húngaro Béla Tarr, la opera prima del mexicano Sergio Flores Thorija representa una mirada intimista y sobria a la realidad contemporánea del país balcánico.

Premios y Festivales

2016 Selección Oficial. Festival Internacional del Cine de Morelia. México.

2017 Premio Selección TV UNAM. Festival Internacional de Cine UNAM (FICUNAM). México.

Sergio Flores Thorija

Ciudad de México, 1987

Es egresado del Centro de Diseño, Cine y Televisión, en la Ciudad de México, y del doctorado en Humanidades en Cine (Film Factory), Bosnia y Herzegovina. Su cortometraje Bosnian Dream (2015) fue premiado en el festival de Morelia, donde también participó con 3 mujeres (o despertando de mi sueño bosnio).

Crítica:

Lejos del misticismo balcánico, de Pavarotti y de U2, pero también de la guerra fratricida que azotó Bosnia en los años 90 y sus ecos, la Sarajevo retratada por el mexicano Sergio Flores Thorija bajo el cobijo del influyente cineasta húngaro Béla Tarr y su escuela-productora Film Factory, es una exploración intimista de la condición femenina en el interior de un país conservador, pero cada vez más globalizado. En las historias de sus tres jóvenes protagonistas, dos bosnias y una brasileña, no hay caos, pero tampoco glamour, sólo la soledad individual y los sueños estáticos bajo el cielo casi siempre gris, rara vez tornasolado, del verano bosnio.

Las historias de Ivana, Clara y Marina, personajes centrales de los tres módulos que componen 3 mujeres o (despertando de mi sueño bosnio) apenas coinciden en pequeños vértices (un restaurante, la pequeña mesa de un table dance…), pero tienen en común la soledad, la necesidad de autoencuentro y, sobre todo, la imposibilidad de conducirse a través del pantano ideológico de una sociedad tradicional y temerosa de sí misma. Ivana, cocinera con una madre enferma, sueña con mudarse a Estados Unidos; la brasileña Clara, trabaja como bailarina en un club nocturno de Sarajevo mientras intenta ahorrar para pagarse una carrera; y Marina, secretamente enamorada de su mejor amiga a punto de irse a vivir a Noruega, lucha contra sus impulsos y la homofobia de un sistema social que condena toda alternativa sexual.

Con una influencia considerable del cine de Béla Tarr y otros directores de Europa del Este como Cristian Mungiu, y a pesar de estar completamente emplazada en la capital de Bosnia, la opera prima de Flores Thorija no se encuentra, sin embargo, exenta de referencias concretas a México, país que la coproduce. La presencia de nuestro país es tangencial pero constante, no sólo en una situación social que algunos sectores mexicanos podrían compartir, sino en la discreta infiltración de motivos culturales: las telenovelas, una cumbia de los Ángeles Azules, los créditos que transcurren entre una canción de Lila Downs…

Gustavo E. Ramírez Carrasco

Cineteca Nacional

Ciudad de México, 14 de marzo de 2017