La Lesbofobia, Bifobia y Transfobia (LGBT-fobia) es el rechazo, discriminación, invisibilización, burlas y otras formas de violencia basadas en prejuicios, estereotipos y estigmas hacia la orientación sexual, identidad y/o expresión de género real o percibida de las víctimas.

De acuerdo con el Consejo Nacional de Población (CONAPO, 2019) en el año 2004, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró el 17 de mayo como el Día Internacional y Nacional (México en 2014) de la Lucha contra LGBT-fobia en conmemoración con del día en que se eliminó la homosexualidad de la clasificación internacional de enfermedades mentales por la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1990. De allí la importancia de hablar sobre los avances y retos en la respuesta hacia la discriminación por razones de identidad de género, preferencia sexual en general y en el ámbito escolar en particular:

Según la encuesta del CONAPRED y la CNDH (2018), seis de cada diez personas lesbianas, gays, bisexuales y trans (LGBT) encuestadas sufrieron discriminación: el 53%, reportaron haber sufrido expresiones de odio, agresiones físicas y acoso; el 30% sufrió tratos arbitrarios y discriminatorios por parte de la policía debido a su orientación sexual o identidad y expresión de género. Así mismo, al menos 473 personas LGBT fueron asesinadas por motivos relacionados a la orientación sexual, identidad y/o expresión de género real o percibida (de 2013 a 2018); lo que coloca a México como el segundo lugar en crímenes de odio a nivel Latinoamérica.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Bullying Homofóbico en México: 61% estudiantes LGBT señalan la existencia de bullying homofóbico en sus escuelas, 92% han sido víctimas de insultos debido a su orientación sexual, su apariencia física, forma de vestimenta y por no ajustarse a estereotipos de género; de lo anterior la importancia de su atención.

Algunas de las recomendaciones y necesidades de atención dentro de los ámbitos universitarios, de acuerdo con la UNESCO (2015), son:

  • Crear un registro de delitos cometidos contra las personas LGBT (diagnóstico/informe).
  • Establecer e implementar acciones para eliminar los estereotipos de género, basados en la orientación sexual e identidad de género de las personas.
  • Instituir estándares de prontitud en la investigación de los delitos cometidos en contra de personas LGBT.
  • Adoptar medidas para garantizar la seguridad e integridad personal de quienes denuncian crímenes por LGBT-fobia.
  • Contar con un protocolo de actuación en materia de crímenes señalados en el punto anterior, considerando la participación de la comunidad universitaria, particularmente de colectivos LGBT.
  • Construir y divulgar campañas específicas y diferenciadas de prevención de la violencia dirigidas a población LGBT.

Los espacios universitarios deben ser espacios libres de cualquier tipo o forma de violencia, incluir una perspectiva de género, derechos humanos y educación inclusiva; reconociendo la diversidad cultural y sexual de quienes conviven en ellos.

Referencias

Brito, A. (2019). Violencia Extrema. Los asesinatos de personas LGBTTT en México: los saldos del sexenio (2013-2018). Letra S, Sida, Cultura y Vida Cotidiana A.C.

Encuesta sobre discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género (2018). CONAPRED/CNDH.

1ra Encuesta nacional sobre bullying homofóbico en México: https://goo.gl/Zaa79V

Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (2019).

Arango, M., Aguilar, J. y Corona (2015). El bullying homofóbico y transfóbico en los centros educativos: Taller de sensibilización para su prevención. UNESCO.

Artículo elaborado por el: Mtro. José Antonio Zavala Meza, en Ciencias en Desarrollo Rural Regional por la Universidad Autónoma de Chapingo y Ciencias de la Educación por la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.