Evento presencial.

Uso obligatorio de cubrebocas.

Entrada libre.

La Orquesta de Cámara de la Universidad Michoacana es un ensamble de alto nivel de la Casa de Hidalgo. Fundada en 1993, la OCUM se ha ​​consolidado a lo largo del tiempo como una orquesta de nivel profesional e importante trayectoria en todo el país. Su temporada de conciertos ya es una tradición cultural en la ciudad de Morelia, con sus diversos directores invitados y un repertorio que va desde obras clásicas, música mexicana, óperas, música contemporánea y mucho más.

En estos tiempos de cambio y adaptación tecnológica, la OCUM sigue adelante, llevando la música hasta la seguridad de sus casas y eventos presenciales con todas las medidas sanitarias. La orquesta sostiene la consigna de seguir compartiendo el arte y el amor por la música; es por eso que la temporada de conciertos 2022 sigue en un formato en línea a través de nuestro canal en YouTube (Cultura UMSNH).

Así que, sin más,

¡Sigamos disfrutando de la música!

PROGRAMA:

CartelOCUM_22JUN22 (2).jpg

NOTAS AL PROGRAMA:

La OCUM se complace en recibir a dos distinguidos invitados para este concierto, el Mtro. Mariano García Valladares como director huésped, y el Mtro. Luis Esteban Cruzaley Rojas como solista al piano. Al lado de ellos compartiremos un recorrido musical que parte del barroco y culmina en las postrimerías del romanticismo en el siglo XIX.

En amistosa rivalidad con Johann Sebastian Bach (1685-1750), el compositor Georg Phillip Telemann (1681-1767) lideró la vida musical alemana durante la primera mitad del siglo XVIII. De acuerdo con el teórico musical Johann Adolf Scheibe (1707-1776), Telemann popularizó y desarrolló el estilo francés de la suite orquestal en su país. La influencia francesa se refleja no solamente en la instrumentación, estructura y estilo de sus suites, sino también en el uso de títulos programáticos. Este es el caso de la suite Burlesque de Don Quijote en siete movimientos. La “Obertura” comienza con un falso espíritu regio que inmediatamente es saboteado por elementos de un carácter más bien cómico (ritmos punteados en líneas descendentes que se van “desinflando”, rápidas y fugaces escalas descendentes que parecieran también “desinflar” momentos previos de clímax melódico). Tras la sección inicial en tempo lento, la obertura continúa con un fugato ligero y concluye con una recapitulación del material inicial. Los ideales caballerescos de Don Quijote son representados en el segundo movimiento, “Don Quijote despierta”. Eventualmente, los delirios de grandeza del caballero andante lo llevan a confundir molinos de viento con monstruosos gigantes a los que debe combatir. La fallida embestida de esta escena es presentada en el tercer movimiento, “Don Quijote ataca los molinos de viento”. El cuarto movimiento, “Suspiros por la princesa Dulcinea” está reservado para el amor del Caballero de la triste figura por su amada. En esta pieza los suspiros son simbolizados en el insistente gesto musical típico del barroco Seufzer (suspiro), consistente en un grupo de dos notas descendentes. En otro capítulo, el fiel escudero de Don Quijote, Sancho Panza, es engañado y burlado por aldeanos, quienes lo lanzan por los aires con ayuda de una sábana. El “manteo” es representada en el quinto movimiento, “Sancho Panza engañado”, con rápidas escalas ascendentes que luego se precipitan a una nota grave. El sexto movimiento está dedicado al “Galope de Rocinante y el trote del burro de Sancho”, al primero corresponde la sección inicial y final de la pieza, y al segundo la parte central, en tempo más lento y reposado. El último movimiento, “El descanso de Don Quijote”, es una pieza vivaz que se desvanece en un fade out hacia el final, acaso como los sueños de Alonso Quijano.

A principios del siglo XVIII las cafeterías eran establecimientos muy populares en Europa. En Leipzig la Cafetería Zimmermann se distinguía no sólo por su buen café, sino por los conciertos ofrecidos allí por el ensamble “Collegium Musicum” entre 1720 y 1741. A partir de 1729, dicho ensamble fue dirigido durante poco más de una década por nadie menos que Johann Sebastian Bach (1685-1750). Un periódico de julio de 1733 anunció el estreno en el Café Zimmerman del ahora llamado Concierto para piano y orquesta en sol menor BW 1058. Esta obra es una adaptación para piano del Concierto para violín y orquesta en la menor BW 1041 del mismo Bach. En ella el solista no tiene descanso, lidera el discurso musical de principio a fin a lo largo de sus tres movimientos. En el primer movimiento, un Allegro, los materiales del tema inicial se irán reelaborando en una apasionante dramaturgia musical. El segundo movimiento, Andante, inicia con el ritornello, un pasaje musical que se irá intercalando con los líricos y bellos solos del piano. El último movimiento, Allegro Assai, nos ofrece un emocionante final con sus pasajes de gran virtuosismo en la parte solista sobre el ímpetu rítmico de una giga.

En sus numerosas giras realizadas en su infancia y juventud, Wolfgang A. Mozart (1756-1791) deslumbró al mundo europeo con su extraordinario talento musical. Durante sus tres viajes a Italia entre 1769 y 1772, Mozart compuso numerosas obras en casi todos los géneros vigentes en ese entonces. Se cree que los Divertimenti K. 136, 137 y 138 fueron escritos hacia el final de dichos viajes, cuando el compositor contaba apenas con dieciséis años. El Divertimento en re mayor K. 136 se compone de tres movimientos. El “Allegro” inicial tiene forma sonata. Tras la alegre y vivaz exposición (sección en que se presentan los temas o “personajes musicales” principales de la pieza), el breve desarrollo (la parte donde los temas entran en conflicto) se reconoce por el tránsito a tonalidad menor. El Andante mantiene un carácter sereno que contrastará con el animado Presto final. Al inicio de la segunda sección de este último escucharemos una sorpresiva escritura de contrapunto imitativo iniciada por los violines segundos.

Hacia principios de la década de 1880 la música del compositor checo Antonín Dvořák (1841-1904) comenzó a ganar popularidad en Reino Unido. Su primera visita ahí en 1884 fue tremendamente exitosa, pues fue reconocido por el público británico como el “héroe musical del momento”. A partir de entonces comenzó un periodo de numerosas invitaciones y comisiones en ese país. Al año siguiente, por ejemplo, estrenó allí su Sinfonía en re menor No. 7 Op. 70 y el Nocturno en si mayor Op. 40. La historia del Nocturno es accidentada. Su primera versión apareció en una larga composición que el compositor relegó al cajón. Más tarde lo incluyó en el Quinteto para cuerdas en sol mayor Op. 77. Sin embargo, Dvořák consideró que su carácter sublime y evocativo no encajaba bien con el espíritu folclórico de dicho quinteto. Finalmente, en 1883 elaboró la versión que escucharemos en este concierto. Su extendida y romántica melodía es sostenida por un acompañamiento ondulante.

Mariano García Valladares, director invitado.

Realiza sus estudios de violín con la maestra Natalia Gvozdetskaya, de piano con el maestro Santiago Piñeirúa, de canto con la maestra Gabriela Herrera y de dirección de orquesta con los maestros Iván López Reynoso y Gonzalo Romeu. Desde muy temprana edad forma parte de la sección de violines primeros de la Orquesta Sinfónica de la Universidad Panamericana, con la que ha realizado diversos conciertos, entre los que destacan dos giras internacionales. La primera en 2013 a Chile, Argentina y Uruguay, destacando el concierto en el Teatro Solis, y la segunda en 2016 a Austria, República Checa y Hungría, destacando el concierto en la sala Vigadó. Ha tomado clases maestras de violín al interior de la república y en el extranjero con destacados maestros como Jan Bjøranger, Eszter Haffner, Bård Monsen, Brian Lewis, Christie Felsing, Nancy Lokken, Jorge Risi y Gabriel Pliego. Ha formado parte también de la Orquesta de Cámara de la Universidad Panamericana, con la que ha tenido presentaciones en la sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, y forma parte del cuarteto de cuerdas de la Universidad Panamericana. Ha dirigido a la Orquesta Sinfónica del Instituto de la Juventud Ciudad de México, a la Orquesta Sinfónica Juvenil de Zapopan y a la Orquesta Sinfónica de la Universidad Panamericana. En 2019 fue director asistente del maestro Iván López Reynoso en la producción operística Hansel y Gretel con la Orquesta Sinfónica de la Universidad Panamericana, y ha participado en diversos cursos de dirección orquestal con los maestros Lanfranco Marcelletti y Enrique Arturo Diemecke.

Luis Esteban Cruzaley Rojas, pianista.

Originario de Morelia, Luis Esteban Cruzaley Rojas es un pianista egresado del Conservatorio de las Rosas, donde comenzó sus estudios musicales con la maestra Yadira López a la edad de seis años. Posteriormente culminó su licenciatura en música bajo la dirección del maestro Alexander A. Pashkov en piano, y de la maestra Gellya Dubrova en música de cámara. Ha tomado clases y cursos de piano en Alemania con Grigory Gruzman y en Rusia con Alexander Vasilievich Pashkov. Luis Esteban realizó la Maestría en Piano Performance en el Chicago College of Performing Arts, en Chicago, Estados Unidos, con el pianista mexicano Jorge Federico Osorio. En Chicago participó en masterclass de piano de importantes músicos como Marc André Hamelin, Robert Levin, entre otros. Se ha presentado como solista y pianista de música de cámara en México, Estados Unidos, España, Costa Rica y Argentina. Del 2016 al 2018 perteneció al estudio la reconocida pianista Ángela Yoffe en Collaborative Piano y en Acompañamiento al Canto con Martin Katz. En Estados Unidos tuvo como maestros de música de cámara a Igor Fedotov, Roberto Díaz, Adam Neiman, entre otros. En 2018 fue ganador del primer premio en el International Concerto Competition en el Costa Rica Piano Fest. En 2020, realizó estudios de Maestría en Investigación Musical en Madrid, España, con el pianista español Pablo Galdo. Recientemente formó parte de una selección de los mejores pianistas jóvenes del país para la presentación de las “32 sonatas para piano de L. V. Beethoven”, evento organizado por la pianista mexicana Guadalupe Parrondo. A la par de su labor como concertista, Luis Esteban ha realizado diversos actividades como gestor cultural. Actualmente radica en México, dedicándose a la docencia y continuamente preparando proyectos como pianista de música de cámara y solista.




Etiquetas
música de cámara OCUM UMSNH conciertos presenciales Universidad Michoacana