Evento presencial.

Uso obligatorio de cubrebocas.

La Orquesta de Cámara de la Universidad Michoacana es un ensamble de alto nivel de la Casa de Hidalgo. Fundada en 1993, la OCUM se ha ​​consolidado a lo largo del tiempo como una orquesta de nivel profesional e importante trayectoria en todo el país. Su temporada de conciertos ya es una tradición cultural en la ciudad de Morelia, con sus diversos directores invitados y un repertorio que va desde obras clásicas, música mexicana, óperas, música contemporánea y mucho más.

En estos tiempos de cambio y adaptación tecnológica, la OCUM sigue adelante, llevando la música hasta la seguridad de sus casas y eventos presenciales con todas las medidas sanitarias. La orquesta sostiene la consigna de seguir compartiendo el arte y el amor por la música; es por eso que la temporada de conciertos 2022 sigue en un formato en línea a través de nuestro canal en YouTube (Cultura UMSNH).

Así que, sin más,

¡Sigamos disfrutando de la música!

PROGRAMA:

Cartel Programa.png

NOTAS AL PROGRAMA:

La Orquesta de Cámara de la UMSNH presenta en esta ocasión cuatro conciertos de dos grandes maestros del barroco, el italiano Antonio Vivaldi (1678-1741) y Georg F. Händel (1685-1759), compositor alemán que radicó gran parte de su vida en Inglaterra. En 1739 Londres era una ciudad con una vibrante vida concertística que contaba con al menos unos 70 años de tradición. Dicha vida musical era animada tanto por músicos profesionales como amateurs, ávidos de nuevas obras qué interpretar. Entre las más populares de la época se encontraban los Concerti grossi del compositor italiano Arcangelo Corelli (1653-1713), disponibles al público en las versiones originales y arreglos para diversas dotaciones. En este contexto, el editor musical John Walsh sugirió a la celebridad musical del momento, Händel, componer una serie de concerti grossi a la manera de Corelli. Las nuevas composiciones fueron anunciadas al público londinense de subscriptores en 1739 y publicadas poco tiempo después bajo el Op.6. De los doce concerti que Händel compuso en un brevísimo lapso de dos meses, escucharemos el Op. 6 No 11 y el Op. 6 No. 10.

El Concerto grosso Op. 6 No. 11 en la mayor de Händel inicia con un Largehtto e staccato. En éste escucharemos tres temas principales. El primero, de carácter galante, presenta una escritura rítmica cercana a la de la obertura francesa. Éste dará lugar a un pasaje modulante recalcado por los cromatismos del violín primero. El siguiente pasaje contrastará con los anteriores por sus notas largas en la orquesta y los pasajes líricos del violín concertino. El siguiente movimiento es un Allegro contrapuntístico, inicia con un jocoso tema a cargo del violín segundo. Este último tratará de disputar el liderazgo al primer violín a lo largo de la pieza. El Largo e staccato que sigue es un brevísimo interludio de textura homofónica que sirve de puente entre el movimiento anterior y el cuarto movimiento, un Andante. En este movimiento y en el Allegro final, el grupo de solistas (soli), conformado por los concertinos del violín I, violín I, y violonchelo, tendrá una participación destacada con momentos solísticos y otros en diálogo con el resto del conjunto orquestal (ripieno).

El Concierto para Dos Violonchelos RV 531 en sol menor de Antonio Vivaldi (1678-1741) es una obra distintiva del compositor. Entre cientos de conciertos, éste es el único que escribió para dos violoncellos solistas, instrumentos usualmente asociados a una función “subordinada” en la música orquestal barroca. En el primer Allegro los violoncellos solistas inician el concierto, rompiendo la tradición de comenzar con un ritornello orquestal. De esta manera afirman de inmediato el rol protagónico que habrán de mantener en toda la obra. A lo largo del primer movimiento, los violoncellos solistas lideran el intenso discurso musical, por momentos integrados en la misma línea, y en otros “compitiendo” o dialogando entre sí. En el melancólico Largo, el segundo movimiento, los violonchellos solistas son acompañados únicamente por el continuo (otro violoncello y el cembalo), recreando un estilo de sonata a trio. El frenético Allegro final presenta una estructura más tradicional de alternancia entre pasajes de los solistas y del ensamble.

El Concerto Op. 6 No. 10 en re menor de Händel inicia con una Obertura-Allegro. La primera, en estilo de una regia obertura francesa, se caracteriza por severos y decididos gestos que se recargan sobre los tiempos fuertes del compás. Como segunda parte de la obertura sigue un Allegro en el que se desarrolla un fugato de carácter severo. En el siguiente movimiento, Arioso, se van sucediendo breves frases musicales, cada una de ellas, cual si fueran breves momentos de reflexión, asume un carácter expresivo e intensidad particulares. El Allegro siguiente comienza con un breve gesto descendente a cargo el violín, éste será retomado consecutivamente por cada una de las partes instrumentales durante la primera sección. En la segunda parte de este Allegro, el gesto es invertido, ahora su trayectoria es ascendente. Tras ser ensayado en las distintas líneas orquestales, hacia el final, convivirán ambas versiones de este gesto musical, la original descendente y la invertida ascendente. En el penúltimo Allegro, violines primeros y segundos van turnándose rápidos pasajes virtuosos de carácter impetuoso en un compás ternario. El movimiento final, un Allegro moderato, contrasta con los anteriores por su carácter cuasi-galante y ligero. A diferencia del movimiento anterior, este no presenta partes solistas y está basado en un pequeño tema binario con una variación.

En el Hospital de la Piedad, Vivaldi sostenía una frenética actividad musical, con la obligación de presentar nuevas composiciones de manera regular. El Concierto para cuerdas y cembalo Rv. 115 fue de esas numerosas comisiones. Esta composición se ubica también entre aproximadamente 60 conciertos escritos como concerti ripieni, es decir, conciertos para un pequeño ensamble de cuerdas sin solista, o con las partes de ripieno y concertino articuladas por la misma constitución de instrumentistas. El exuberante Allegro inicial presenta un tema recurrente basado en una simple línea ascendente que va siendo retomada alternativamente entre los instrumentos. La sencillez del tema da margen amplio a un juego motívico con elementos del tema inicial, y, a la exploración armónica de varias regiones tonales. El breve segundo movimiento, un Largo, cumple una función de interludio. Con poca acción melódica, el ripieno (conjunto orquestal) desarrolla una lenta trayectoria armónica en textura homofónica, es decir, con todos los instrumentos (excepto el continuo) “moviéndose” simultáneamente bajo un mismo orden rítmico. El Allegro final tiene un carácter ligero y presenta un solo y sencillo tema de gran energía rítmica.

Los solistas

Andrés Humberto López Bermudez, violonchelo.

Nace el 20 de marzo de 1999 en Chihuahua, Chih, México. Inicia sus estudios musicales a los 9 años en flauta en la Orquesta Comunitaria “Quinta Carolina”, perteneciente al Sistema Nacional de Orquestas Comunitarias y a la edad de 14 años, comienza sus estudios de violonchelo. Inicia el aprendizaje del violonchelo bajo la tutela del maestro Luis Enrique Flores. En 2013, es seleccionado para formar parte del elenco del “Encuentro de Orquestas Juveniles” en la Cd. de Chihuahua, Chih. Como premio a su desempeño académico, en 2014 es elegido por el programa nacional “Detección de Talentos” del Sistema Nacional de Fomento Musical y obtiene uno de los apoyos que ofrece esta institución para continuar con sus estudios musicales en el Conservatorio de las Rosas de Morelia, Michoacán en donde se integra al nivel Bachillerato bajo la asesoría del violonchelista José Luis Gálvez.

En 2015 es uno de los jóvenes seleccionados para el Encuentro de Orquestas de Cuerdas en la Cd. de Chihuahua. A partir de 2015, se integra al elenco de la Orquesta de Cámara del Conservatorio de las Rosas. En este mismo año, es invitado para participar en el Magno-Concierto “Música en Armonía 2.0”. En 2016 es seleccionado para integrarse a la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil de México (OSIM) y debido a su sobresaliente desempeño, es elegido Principal de la sección de violonchelos. En este mismo año, es invitado a tocar en el Festival Internacional de Música de Morelia junto con la orquesta “The Swan”, originaria del Reino Unido (UK).

El 22 de junio de 2017, presentó su recital de Graduación del Bachillerato del Conservatorio de las Rosas, obteniendo la máxima calificación y la felicitación tanto de la Cátedra de Cuerdas como de sus autoridades y fue promovido para cursar la Licenciatura en esta misma institución bajo la tutela del Mtro. José Luis Gálvez. Ha tomado clases con reconocidos maestros como Iñaki Etxepare (España), Alejandro Mariangel Praderas (Chile), Inna Nassidzeentre (Georgia) entre otros. En 2018 participó en la cuarta edición del Encuentro Violonchelistico en Aguascalientes donde ganó el segundo lugar del premio Maldonado gracias a su desempeño dentro del mismo. En el 2019 fue invitado como solista con la Orquesta sinfónica de Michoacán interpretando el concierto no.1 de Saint-Saëns. En el mismo año formó parte de la “Sinfonieta” orquesta del festival de música de Morelia Bernal Jiménez. En el 2020 fue invitado como solista con la Orquesta Sinfónica de Chiapas interpretando el concierto no. 1 de Saint-Saëns. En el mismo año se vuelve integrante de la Orquesta filarmónica del Tzintzuni ocupando el puesto de violonchelo principal. Dentro de la misma orquesta hace dos programas como solista; concierto no. 9 de Boccherinni y el concierto para dos violonchelos de Vivaldi. En 2021 concluye sus estudios en el Conservatorio de las rosas bajo la tutela de José Luis Galvez Mariscal.

Sergio Roberto Santiago Pérez, violonchelo.

Originario de la ciudad de Oaxaca de Juárez, conoció el violonchelo al formar parte del proyecto de orquestas Esperanza Azteca en el año 2010, siendo partícipe de diversos conciertos en el estado de Oaxaca, Puebla y Tlaxcala. En el año 2012 fue seleccionado para ser parte de la Orquesta Esperanza Azteca Nacional tocando con jóvenes músicos de diferentes partes del país teniendo su sede en la Constancia Mexicana (Puebla) presentándose en el Auditorio Nacional, recibió clases magistrales por parte de los chelistas San Wool Park, Yamira Ivón Clavijo y Rodrigo Díaz Bueno.

Ha participado en festivales como Instrumenta Oaxaca y el Festival de música de Morelia siendo integrante de la primera edición de la Sinfonietta bajo la dirección de Juan Felipe Molano, en la misma tomando clases y asesorías de los cuartetos de cuerda Penderecki, Janacek y Brodsky, Además de ser Becario de la Orquesta Sinfónica de Michoacán.

Desde el año 2015 realiza sus estudios en el Conservatorio de las Rosas con el maestro José Luis Gálvez, presentándose con la orquesta de cuerda de la misma institución y actualmente pertenece a la plantilla de la Orquesta de Cámara del Tzinzuni.




Etiquetas
música OCUM Orquesta de Cámara Eventos presenciales concierto