Síntesis de la charla “La filosofía como vocación y como profesión”:

En nuestro tiempo la filosofía ha llegado a conformarse de tal manera que puede ser entendida desde el punto de vista de una doble disposición: como una vocación y como una profesión. Al mismo tiempo, ha de llamarse también la atención sobre algunas de las implicaciones y exigencias de estas dos dimensiones, pensando sobre todo en aquellos espíritus que por primera vez se están acercando a la filosofía.

Como una vocación, la filosofía es ese amor a la sabiduría que está inscrito en el ser humano –tanto en el más sencillo como en el más docto–, y que lo lleva a buscar vivir bien, planteándose de manera tácita o explícita las grandes preguntas que a los seres humanos acucian, y conduciéndose por la vida según van entendiéndose y asimilándose esas interpelaciones –más que el contenido de sus respuestas–. En este sentido, Sócrates es el ejemplo más acabado, aún con las idealizaciones que median las descripciones de los Diálogos de Platón, especialmente la Apología. Fuera de la filosofía, desde la antigüedad y hasta la fecha, abundan los ejemplos de este tipo de vidas virtuosas.

Como profesión, la filosofía es en la actualidad una más de las muchas que se ofrecen y se cultivan en los centros especializados en la generación y aplicación del conocimiento, tal como sucede en las universidades. En tanto profesional de la filosofía, en la actualidad el filósofo es un experto más en el mundo del conocimiento y la división especializada del trabajo, y tiene su universo propio de aplicación y desarrollo, tal como el ingeniero, el psicólogo, el pedagogo, el administrador, el abogado, el contador, el médico, etc. Si Aristóteles es el ejemplo acabado de alguien que cultiva la filosofía como una profesión, tal como el carpintero cultiva la suya trabajando en su taller, el marinero dedicado a la navegación o el soldado que va a la guerra, Platón es el mejor ejemplo de una filosofía que se mueve a medio camino entre la vocación y la profesión. Pero esa “profesionalidad” de la filosofía en Aristóteles es, en su caso, el mejor signo de su vocación.

José Alfonso Villa Sánchez

  • Doctor en Filosofía por la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México.
  • Profesor Investigador en el Instituto de Investigaciones Filosóficas de la UMSNH.
  • Miembro del Sistema Nacional de Investigadores.

Autor de los siguientes libros:

  • La actualidad de lo real en Zubiri. Crítica a Husserl y Heidegger, Ed. Plaza y Valdés, CDMX 2014.
  • El realismo de Xavier Zubiri en el horizonte del siglo XXI, (Coord.), Ed. Ítaca, CDMX 2020.
  • Realidad e imagen del mundo, Silla Vacía, Morelia 2021.

Autor de varios artículos en Revistas nacionales e internaciones, entre los que destacan los siguientes:

  • Villa Sánchez, José Alfonso (2021). Aproximación al problema de Dios en Zubiri. Franciscanum 63 (175): 1-32.
  • Villa Sánchez, José Alfonso. Crítica de la democracia actual desde Aristóteles. EN-CLAVES del pensamiento, [S.l.], n. 26, p. 1-23, dec. 2019.

Villa Sánchez, J. A. (2018). Zubiri y la recepción de la fenomenología según Serrano de Haro. Open Insight9(16), 129-154.